Karl Barth’s suum cuique. by Gerardo Muñoz

In his chapter on the radical theology of abundance and ethics of Karl Barth, Mårten Björk discloses a central concept to the reformist theologian: the suum cuique, a term that prima facie could be rendered in natural law definition of legal justice, inherited from Roman lawyer Ulpian, as “may all get their due”. In the thomist tradition the legal notion of epikeia promptly became equity as the moral supervision of law’s principle (ius) understood as the application of the fair and the objective good. The justification of the balancing of aequum became a regulatory mediation on the grounds of a fictive principle of nature as moral reasoning, which has been well documented by Stephen Humphreys [1]. What makes Barth’s drawing on the notion of suum cuique in his interwar pamphlet Church and State (originally entitled Justification and Law, 1938), on the contrary, is precisely that it is not reducible to equity, but rather as Björk explains it: “the limit to our life, a limit brought forth by death itself, is in the end the vast chams that posits the creature as create of God…and this has ethical and political consequences” [2]. This is telling, and my aim here is to supplement the discussion in “Abundance and Scarcity” by showing its radical asymmetry with the reasonableness of the natural law. Barth’s anti-activist Church (although not neutral in the wake of the total state of the 30s) and apathy towards morality, stands as a sui generis bearing.

First, in the moral natural law tradition of equity (epikeia) “giving each one their due” becomes a strict legal-authoritative command principle on the reasonableness of nature centered on the ontology of the person. It is quite the opposite for Barth who does not favor a constant moral adjudication, since the separation between Church and State presupposes a previous divine justification that belongs exclusively to the Church, but not to the state. In fact, law practiced on the condition of natural principles will undermine the authority of the liberal positivist state, which Barth defends vehemently, making the case for its coherence with the teachings of the New Testament: “The democratic conception of the state is justifiable expansion of the of the New Testament…Christians must not only endure the earthly state but they must will it as a just state, not as a “Pilate” state” [3]. It is not surprising, then, that Barth wrote this tract openly defending the authority of the modern positivist state, contrasting it to the anti-statist unjust pretarian judgement of the trial of Jesus. This makes sense given that the pretorian ius honorarium could be understood, at least in part, as belonging to the tradition of the moral balancing of equity between morality and norms (just as the two irreducible kingdoms) [4]. Barth’s defense of the positivist state is even contrasted to natural law, which for Barth is incommensurable with the word of God: “We cannot measure what law is [in the State] by any idea of natural law…” [5].

Accepting the primacy of the equity of a substantive bonum will not only serve to override the authority of the state, but also, and more importantly, to flatten out theology’s monopoly over divine justification. At this point Barth is quite explicitly in saying that this is what took place – and I think he is correct, specially if we take into account that the degenerate legality in Nazi Germany and Stalinist Russia was not an abuse of positivism, but a consequence of the open-ended common and natural law principles to the point of distortion – in the wake of fascism and Bolshevism in the interwar years of Europe. Barth writes with this in mind against artificial heavens on earth, as part of a hyperbolic “politicizing from above”:

“Fascism and Bolshevism alike will be dethroned and the true order of human affairs will arise. Not as heaven (not even a miniature heaven) on earth! No, this “true order” will be able to arise only upon this earth and within the present age, but this will take the place really and truly, already upon this earth, and this present age, in this world of sin and sinners…this is what the Church has to offer to the state…” [6]. 

The political domination of the total state amounted to a conflation between the lapsarian condition of man and the theology of eternal life. The passage or mediation between the two dimensions, which he also described as a “tailor made garment” was the suum cuique, understood as a limit to life and death beyond morality and biological reductions. Barth insisted on the principle of separation in face of every temptation of technico-rational closures. Thus, by externalizing divine justification to the sphere of theological eternity, Barth’s conception of “giving one’s due” was radically disambiguated from the Nazi motto “Jedem das Seine” (to each his own) in the concentration camp of Buchenwald in 1937, made possible by the opened force of common law adjudication against the state positivist authority (understood by Nazi legal scholars as “too Jewish”). This was the barbaric dereliction of duty of the state becoming what Barth called a “clerical state” [7]. Barth’s ethical limit on finite and eternal life, so well reconstructed in Björk’s brilliant monograph, can only be a witness to a ‘world passeth away’ to which no priestly jurists have the last word unless catastrophic consequences are expected. The ethical response to the lapsarian condition was a radical drift from the dangers of natural absolute rationalism that was directly implicated in the arousal of immanent powers and the reduction of the population as mere administration of doctrine of last things through consciousness and not grace. The suum cuique introduced a radical exteriority in which all men became “strangers” (to the Church, national identity, the community, to the social) whose proper involvement pertained to the eternal mystery of life and death.

.

.

Notes 

1. Stephen Humphreys. “Equity before ‘Equity’”, Modern Law Review, 2022, 1-37.

2. Mårten Björk. The politics of immortality in Rosenzweig, Barth, and Goldberg: Theology and Resistance Between 1914-1945 (Bloomsbury, 2022), 115.

3. Karl Barth. “Church and State”, in Community, State, and Church (Anchor Books, 1960), 146.

4. Gerardo Muñoz. “El pretor romano y el ius honorarium”, Infrapolitical Reflections, 2022: https://infrapoliticalreflections.org/2022/04/24/el-pretor-romano-y-el-ius-honorarium-por-gerardo-munoz/ 

5. Ibid., 147.

6. Ibid., 148.

7. Ibid., 132.

The Independent State Legislature Doctrine as indirect power. by Gerardo Muñoz

This Wednesday the Supreme Court of the United States will consider arguments in Moore v. Harper, coming out of the North Carolina State Legislature, which revolves around a specific doctrine: the Independent State Legislature. When the legislature of North Carolina tried to pass a new redrawing district boundaries for electoral purposes, the state supreme court decided against it, concluding that the map violated provisions of the constitution affecting free elections and the equal protection clause of the federal constitution. On other hand, the sponsors of the Independent State doctrine claim that state legislatures enjoy unsubordinated independence from the state supreme court, acting freely from the structure of state constitutions. The defenders of ISL doctrine “interpret” the term legislature as free-floating affirmation of constituent power when it comes to matters of voting under Election Clause of Article I in which legislatures decide on “the times, places, and manner of holding elections for senators and representatives”. Hence, ISL doctrine is fundamentally about political-theological question of ‘who decides?’ (quis judicabit) in the structure of federalism. But insofar as it is the question of ‘who decides’ it is also about what orients application today: ‘who interprets?’

When legal practice becomes open to interpretation each word immediately becomes a door. Each term becomes contested meaning as a free-floating signifier where balancing will ultimately serve particular political purposes. It is no coincide this ISL doctrine has come to the surface at this precise moment – after the 2020 election results – when, in fact, for most of the history it has been rarely used [1]. What does a floating and independent legislature power entail for electoral ends? What is of interest here is precisely how, in the name of a direct justification of constituent power (‘The People’), ISL represents a truly indirect power within the structure of federalism and state-constitutions. By name and function, indirect powers are understood as external interreference within a structure of stable organized powers. Now, the novelty of the ISL doctrine is that this indirect power emerges from within as it were, capable of upending judicial review and constitutional authority. The stability of ‘who will decide’ becomes an indirect power that, potentially, could even override state elections wherever political asymmetries exist between the legislature, governorship, and judges at the courts.

We know from the history of political thought that indirect powers (the undecidability of who will decide) leads to a stasiazon or internal civil war between the constituted powers. In other words, it is with the ISL doctrine that we can now see the true nature of what I called in the beginning of 2021 a legal civil war in Trump’s efforts to overturn the election results. A legal civil war is far more intense than the political partisan struggle of the movement – even if, at times, they can both cooperate as joint partners – since indirect force tries to ambush the constitutional organization of powers. The legal civil war of direct democracy comes full circle: unmitigated legislative force will constitute itself as the unstrained guardian of the question ‘who will decide’. For the champions of ISL doctrine legislature has no penumbra: it is always “We”. And it is no coincide that, as it has been shown by one of the great scholars of American federalism, a legislative supremacy once defended by Madison could allow for the “raising of every conflict to a constitutional crisis and civil war” [2].

In other words, what at first sight appears as total independence at state level actually facilitates its oppositum: the production of “standing” for higher courts litigation. Contrary to common opinion, the function of constitutional interpretation is full of cracks due to its brittle fabric: it allows for the indirect powers to be justified vis-à-vis the naturalism of the People as ‘original electors’ without mediations [3]. The historical irony cannot escape us at this point, since the American Revolution was waged against a legislature (the British Parliament) and legitimized through broad voting. This was the great innovation of Atlantic republican political theory. The question is whether a constitutional ‘interpretation’ could wage a battle against indirect powers facilitated by the revolutionary penumbra of ‘who will decide?’.

.

.

Notes 

1. “Brief of Amici Curiae Professors Akhil Amar, Vikram Amar, and Steven Calabresi in Support of Respondents”, October 24, 2022: https://www.supremecourt.gov/DocketPDF/21/21-1271/243761/20221024133404048_21-1271%20Amicus%20Brief.pdf  

2. Alison LaCroix. “What If Madison Had Won? Imagining a Constitutional World of Legislative Supremacy,” Indiana Law Review 45 (2012):

3. Carl Schmitt. The Value of the State and the Significance of the Individual, Vinx & Zeitlin eds, (Cambridge U Press, 2021), 231. 

De Maistre’s modern politonomy. by Gerardo Muñoz

The conservative Spanish political theorist Jesus Fueyo used to say that given that politics is not strictly a science, it always requires an attitude to vest the political. This holds true especially for the reactionary tradition given their sharp and distinctive rhetorical style, which at times it can outweigh the substantive orientation of its principles, doctrines, and immediate commitments. The attitude towards the political defines and frames the energy of the political, and it helps to define a politonomy, or the laws of its political conception. This is particularly relevant in Joseph De Maistre’s work, who doctrinally was a monarchist, legitimist, and, if we are to take Isaiah Berlin’s words, also a dogmatic precursor of fascism [1]. For a classical liberal like Berlin, De Maistre’s critique of liberalism all things considered (contractualism, deism, separation of powers, public deliberation, and individual civil liberties) amounted to a fascist threat. This reading crosses the line towards doctrinal and substance but it says little about its politonomy. On the contrary, what surprises (even today, as I was rereading some of his works) about De Maistre is the recurrent emphases on political autonomy, which automatically puts him in the modernist camp against doctrinal theologians and otherworldly moralists who do not truly classify as counterrevolutionaries. But insofar as the counterrevolution presupposes the revolutionary event, we are inhabiting the modern epoch. Furthermore, and as Francis Oakley has shown, even De Maistre’s classical ultramontane book The Pope (1819) emphases the authority of the pope against history, tradition, and the conciliarist structure of the Church [2]. In this sense, De Maistre taken politonomically is no different from Hamilton’s energetic executive or the sovereign decisionism that put an end to the confessional state.

In fact, De Maistre’ conception of politics measures itself against a “metaphysics of politics” which he links to German universality of the modern subject and Protestantism. Against all ideal types, for De Maistre politics is always best understood as politonomy; that is, a second order political authority that validates itself against the insecurity, unpredictability, and radical disorder of the modern revolutionary times [3]. For the counterrevolutionary position to take hold, the volatile modern reality of the political needs first to be accepted as well as the positivist emergence of modern constitutionalism. Indeed, De Maistre’s critique of written constitutions in the “Essay on the Generative Principle of Political Constitutions” is leveled against the assumption that text is all there is to preserve order and institutional arrangement.

De Maistre argues that there is also an unwritten dimension that functions to preserve authority and genealogical force of the political regarding who has the last word in all matters of public decisions (something not too strange in contemporary jurisprudence). Of course the function of the unwritten for De Maistre has a divine origine but its assignment is to control the proliferation of discussion that weakens institutional authority, thus pouring a war over the meaning of words (this was the same problem that Hobbes confronted regarding interpretation). De Maistre’s attack against textualism and incredulity of the written text of positive law was exerted in the name of a defense of a sovereign transcendence as the sole guardian of the institutional stability [4]. This is why De Maistre defends a combination of traditional unwritten Common Law with sovereign rule guarding institutional continuity. The politonomic condition elucidates that institutional arrangement is proper to a concrete order, and not doctrinally about the Church regarding secular temporal matters. This is why the Pope enjoys sovereign immunity from the doctrinal production of the Church that allows for the emerge of politonomy.

In a way this becomes even more obvious from what at first appears as De Maistre’s most controversial and antimodern treatise Letters on the Spanish Inquisition, where he takes neither the role of the theologian nor of Hispanic monarchic providence, but rather that of modern autonomy of the political conditioned by civil power: “…any great political disorder – any attack against the body of the state – be prevented or repelled by the adoption of energetic means” [5]. Notwithstanding the different ends, this is not very different from The Federalist’s conception of executive power as energetic for second order of institutional threats. What’s more, emptying all christological substances of the Inquisition, De Maistre defines its practice from a politonomical viewpoint: “The Inquisition in its origin was an institution demanded and reestablished by the King of Spain, under very difficult and extraordinary circumstances…under control, not of the priesthood, but of the civil and royal authority” [6]. For De Maistre even a religious and clearly antimodern institution like the Inquisition was a first a political institution that was required to obey the “lawful and written will of the Sovereign” [7].

This polarity also attests to De Maistre’s politonomy: in a context where positive sola scriptura triumphed, he recommended the internal genealogical control and sovereign decisionism; whereas in monarchical Spain where no revolution had taken place, the Inquisition had to respond to norms, written laws, and civil power. This could explain at least two things: on the one hand, why De Maistre’s political philosophy was discarded and regarded with suspicious by Hispanic royalists and Carlists; and secondly, why De Maistre understood political economy in his text on commerce and state regulation regarding grain trade in Geneva [8]. Here one can see how the structure of politonomy aims at regulating the constant friction of norm and the exception in a specific institutional arrangements. To return to our starting point: the reactive attitude towards subjective politics was also modern insofar as it breaks radically with the classical view of politics that understood itself as oriented towards the good, the virtuous, and equity balancing (epikeia). If modern politics opens as an abyssal fracture, then politonomy is always the management of a catastrophic, fallen, and demonic dimension of politics. Thoroughly consistent with the dialectic of the modern epoch and its oppositorum, politics becomes destiny precisely because religious sacrifice has ceased to guarantee social order in the temporal kingdom. Politonomy emergences as the formal science of the second-best; that is, an effective way, by all means necessary, of administrating aversion given that “sovereignty is always taken and never given” [9].

.

.

Notes

1. Isaiah Berlin. “Joseph De Maistre and the Origins of Fascism”, in The Crooked Timber of Humanity (Princeton U Press, 1990), 91.

2. Francis Oakley. The Conciliarist Tradition Constitutionalism in the Catholic Church (Oxford U Press, 2003). 201. 

3. Joseph De Maistre. “Essay on the Generative Principle of Political Constitutions and Other Human Institutions”, in Major Works, Vol.1 (Imperium Press, 2021). 4. 

4. Ibid., 42-43. 

5. Joseph De Maistre. On the Spanish Inquisition (Imperium Press, 2022). 6

6. Ibid., 18.

7. Ibid., 49.

8. Joseph de Maistre. “Report on the commerce of grain between Carauge and Geneva”, in The More Moderate Side of Joseph de Maistre (McGill Queen U Press, 2005), 230. 

9. Joseph de Maistre. St. Petersburg Dialogues (McGill Queen U Press, 1993), 263.

Two comments on Pedro Caminos’ essay on Vermeule normative framework. by Gerardo Muñoz

In a forthcoming dossier on “common good constitutionalism” at the journal of the Universidad del Salvador (Buenos Aires), edited by the good offices of Guillermo Jensen, there is a featuring essay, “El concepto de marco normative en la obra de Adrian Vermeule”, by Pedro A. Caminos that makes an original attempt to read Vermeule’s legal theory from strong jurisprudential position, and it does so by suggesting that the ‘marginalization’ of the judiciary and the transformation of the administrative state (the Chevron paradigm) implies a normative framework, analogous to Martin Loughlin’s superlegality or Fernando Atria’s common norms (I would be tempted to also add to this list Scott Shapiro’s conception of law as planning). Although I agree with the normative framework in both scope and design of the constitutional theory, there are two underlying elements that I would slightly challenge for further discussion. The first element concerns the notion of tyranny, and the second one to the allocation of “politics” in administrative framework

First, towards the end of the essay, Caminos cites Robert Alexy’s rendition of the Radbruch formula in which no positive law can be tyrannical (or unjust) or it ceases to be legitimate law from an external perspective. For Alexy the conditions of intelligibility must answer not only to internal rules of recognition as positivism would have it, but, more fundamentally, to the challenge of the participant perspective, which is external to the rule of recognition. The problem with the Alexian antipositivist stance in Vermeule’s normative framework is that it would seem to come to a halt if the institutional design is constructed as “second best” safeguards for administrative decision-making. Indeed, the second-best optimizing rule is the same thesis defended in The Exeuctive Unbound (2010), which suggested that ultimate concerns for tyranny (trypanophobia) could ultimately serve the master that it seeks to prevent. To some extent the administrative state – if read from the internal point of view of executive power – is best understood as the optimizing and taming of presidential power through the normative framework. Now, it is true that in “common good constitutionalism” the emphasis against tyranny is counterposed by an objective morality proper to the ragion di stato, which explains why the “second best” optimizing rule is silently replaced by the determinatio that defines the construction zone of the praetorian decision making. The nuances here are important: whereas second-best optimizing rule has no moral purposiveness; the determinatio is by nature a moral discriminatory principle (ius). Whereas the Bartolist jurisprudence aims to tame the privately infused tyrannical forces for good government; the unbounded executive does not fear tyranny as long as it controls the immanent force of administration [1].

Secondly, Caminos derives from the normative framework the construction of a common legal space in which disagreements could flourish. And Caminos sees this as consistent with Schmitt’s concept of the political as the distinction between friend and enemy. But so far as the notion of enmity in The Concept of the Political moves through different determinations, it is an open question as to which determination are allocated or relevant to the normative framework. However, if what defines the “reasonable arbitrariness” of administrative adjudication is predominantly informed by cost & benefit analysis, it would seem that it is value rather than the political distinction the distinctive feature of its logic. This makes sense given the jurisdictional supremacy of the administrative state, which subsumed the legislation into the normative framework. As Carl Schmitt predicted it in his Tyranny of Values, in this context function of the legislator becomes that of a tailor of suturing and producing new mediations for value stratification [2]. But could one conceive the concept of the political within the values of administrative rationality? At the end of his essay, Caminos himself seems to think otherwise, and suggests that normative framework allows for a new conception of political friendship. Of course, in the regime of value administration friendship is defined first and foremost by those are “valued” or “devalued”. Ultimately, this would be strange conception of “friendship”, since, as De Maistre showed, the friend is always outside the margin of utility, and thus constituted outside value [3]. Hence the difficulty for an alleged new politics of friendship: either the concrete friendship is diluted into a “fellow man” (blurring the specificity of friendship) or embracing as friends only those that share common values that can be imposed to non-friends, but who are not recognized as formal “enemies”. This second variant is most definitely the common good ideal type. In either case, friendship and politics become two poles in the procedural organization of values: a hellish reality notwithstanding appearing as a ‘friendly’ paradise of values.

.

.

Notes

1. Adrian Vermeule. Common Good Constitutionalism (Polity, 2022), 27-28.

2.Carl Schmitt. La tiranía de los valores (Hydra Editorial, 2012), 147.

3. Joseph De Maistre writes: “¿Qué es un amigo? Lo más inútil del mundo para la fortuna. Para empezar, nunca se tiene más de uno y siempre es el mismo; lo mismo valdría para un matrimonio. No hay nada que sea verdaderamente más útil que los conocidos, porque se pueden tener muchos y, cuantos más se tengan, más se multiplican las posibilidades en cuanto a su utilidad.”, in El mayor enemigo de Europa y otros textos escogidos (El Paseo, 2020), 212.

Schmitt y Hart: los puntos fijos del concepto de derecho. por Gerardo Muñoz

Probablemente debido a su crítica al positivismo de su época (la “norma básica” kelseniana), y a la insistencia sobre la decisión soberana como respuesta a la crisis, se suele pensar que el concepto del derecho de Carl Schmitt se reduce a un decisionismo puro u “ocasionalista”; o bien, en el peor de los casos, a un anti-positivismo oportunista. Ni una cosa ni la otra. Y más allá de las presunciones de interés político en esta percepción, si atendemos a la primera etapa expresamente jurisprudencial pura de Schmitt esta percepción colapsa en su intento por explicar el concepto de derecho elaborado. En efecto, lo que me gustaría anotar aquí es que antes de las incepciones relativas al excepcionalismo, al ‘concepto de lo político”, al énfasis en la forma teológica, a las teorías secularizadas de las mediaciones, o al énfasis en el ‘guardián de la constitución’, el concepto de derecho de Schmitt es bastante consistente con el teorema hartiano del derecho basado en un principio interno de rule of recognition por parte de los oficiales y jueces de un sistema normativo ordenado mediante reglas secundarias y mediadas con los hechos sociales. Desde luego, en el centro del pensamiento schmittiano gravita el ideal de un asentamiento de un nomoi capaz de distinguir la amenaza de todo orden concreto de legalidad, aunque tal vez decirlo así es demasiado genérico y metajurídico.

Para intentar dotar de sustancia a la postura jurisprudencial de Schmitt – si es que le tomamos la palabra sobre cómo quería ser comprendido – debemos, entonces, tematizar lo que podríamos llamar una matriz articulada por ‘puntos fijos’ en su concepción del derecho. Y aunque la noción de “puntos fijos” teorizada por Solum se entiende como la estabilidad temporal del contenido de una provisión en el momento de ratificación, aquí me gustaría tomar los puntos fijos como perímetro de legibilidad del concepto del derecho en tres loci: (i) una práctica concreta en un sistema constitucional, (ii) una forma de decisión impersonal cuyas directrices se orientan a la práctica habitual de la adjudicación, y (iii) una apuesta interna por la preservación de una institucionalidad concreta contra las posibles amenazas de potestas indirectas externas o valorizaciones por parte del juez [1]. Estos puntos fijos, por su parte, no intentan definir el “constitucionalismo” de Schmitt, sino la construcción de su concepto de derecho que en realidad (como luego vio Strauss en el registro ideológico de lo político) no niega la impronta del positivismo, sino que la fortifica.

El primer punto fijo puede inscribirse en la noción del derecho como práctica, algo relativamente sencillo que Schmitt contrapone en su temprano Ley y juicio (1912) a la cuestión del método en una formulación: el método de la práctica es superior a la práctica del método (claramente anti-bartoliana). Esta dimensión práctica le suministra al concepto del derecho una plasticidad que no puede sustraerse del normativismo abstracto y mecánico, y que abre espacio para atender al problema de la indeterminación del derecho. En efecto, como han visto Vinx & Zeitlin, los primeros trabajos de Schmitt como jurista estaban atravesados por cómo atender el dilema de la indeterminación del estatuto (lex), que llevó a Schmitt a favorecer la “praxis jurídica” a nivel de adjudicación de un sistema contra la tentación de transformar el juez en un justiciero, legislador, o interpretador de las lagunas de una provisión legal [2]. De hecho, Schmitt veía el problema de la interpretación como un arma política tu quoque: “El dominio de los métodos de interpretación es un poder real, que genera concepciones jurídicas que son tan efectivas como los mismos contenidos de las leyes formales. Su dominio sobre la construcción de las leyes llega a su punto culminante, cuando, por ejemplo, se afirma algo que la interoperación determina como contenido de la ley y que, sin embargo, no está recogido en la misma ley…” [3]. A diferencia de lo que luego reclamaría la hegemonía de la interpretación como contenido verídico de la adjudicación, la noción de respuesta correcta para Schmitt se encuentra en el modo en que los jueces decidan siguiendo la práctica interna a la comunidad jurídica en lugar de una decisión que asume un contenido especifico para la decisión (como lo es, por ejemplo, en la teoría del “derecho es lo que aprueban los jueces” de D’Ors). La noción de “práctica jurídica” es un punto fijo que limita la adjudicación y a su vez separa la esfera jurídica de otras esferas (la política, la valorativa, o la opinión pública del poder constituyente).

El segundo punto fijo es una elaboración conceptual de la zona limitada de la práctica jurídica, y que le sirve a Schmitt para definir positivamente la función del juez: “Una decisión jurídica es correcta si se puede esperar que otro juez hubiera decidido del mismo modo. Por otro juez se entiende aquí el tipo empírico de jurista moderno” [4]. La dimensión impersonal no solo radical en el vaciamiento del valor, sino en subsumir el contenido verídico de la decisión (“la respuesta correcta”) al modo de adjudicación de la práctica del derecho. Esta dimensión modal es importante en la medida en que ya no se trata de una “respuesta correcta” en términos del contenido siempre asumido por algún valor (así entendemos hoy la impronta de la interpretación), sino que este modo crea homogeneidad, previsibilidad, y transparencia en la práctica jurídica. A su vez, como dice unas páginas más tarde en Ley y juicio, para Schmitt es importante que los fallos se limiten a comunicar a una esfera acotada de jueces y funcionarios, muy parecido a lo que H.L.A Hart denominó la rule of recognition cuya función unifica las reglas de primer orden con los mandatos de segundo orden para la organización de la fuente legislativa o arraigadas en las prácticas históricas [5]. Del mismo modo, según Schmitt pareciera acercarse a la concepto de Hart aunque en un registro bastante disímil: “….la capacidad del juez para calcular lo que se considera correcto en la praxis judicial utilizando al eficacia de las normas y teniendo en cuanta, además, unas concretas leyes positivas, la influencia de ciertas normas metapositivistas, y los precedentes” [6]. Ahora podemos ver con mayor claridad que la idea de praxis no es un mero mecanicismo, sino que consigue validez legal para así tener “criterio especifico para declarar su corrección” [7]. De ahí que la sentencia del juez es correcta no por el contenido a la hora de interpretación o legislar sobre el caso difícil, sino en el momento en el que se encuentra con un grado modal consistente con el principio de validez legal. Desde luego, el principio de validez legal no logra decir nada a un momento de crisis, pero esta dimensión externa o decisionista en función de un principio discriminatorio de lo político es simplemente eso: una dimensión externa que queda ajena al concepto interno del derecho unificado por la regla de reconocimiento.

El tercer punto fijo lo encontramos en la instancia en la que Schmitt se aleja de Hart para acercarse al teorema del ordenamiento jurídico de Santi Romano, puesto que lo fundamental no es responder a la heteronomía entre moral y derecho para satisfacer la racionalidad de los hechos sociales, sino que ahora el énfasis recae en la combinación decisionismo, normativismo, y formalismo de cara a la idea de preservación de un orden concreto [8]. Por eso en Sobre los tres modos de pensar la ciencia jurídica (1934), Schmitt identifica la institución y la administración con la directiva (y de algún modo, aunque sin decirlo, con el poder delegado) de todo sistema jurídico [9]. Ahora una visión concreta tiende a la definición holística de la “institución” que, sin ignorar la decisión, estabiliza un nuevo punto fijo. En efecto, como queda claro en el ensayo del 34, la decisión no se reduce a la máxima de la teología política (‘soberano es quien decide el estado de excepción’), sino que primero que todo se entiende como la práctica jurídica positiva de instaurar nuevos puntos fijos en el ordenamiento. Incluso, Schmitt sugiere que en la medida en que el decisionismo establece un loci fijo, entonces puede renovar el principio trascendental propio de la autoridad del positivismo moderno (autoritas non veritas facit legem): “Pero solo desde el decisionismo puede el positivismo fijar, en un determinado momento y lugar, la cuestión del último fundamento de la norma vigente…como otro orden concreto, o, sobre todo, sin cuestionar el derecho de tal poder” [10].

El concepto de derecho de Schmitt – y que recorre su obra desde los primeros libros de ciencia jurídica hasta los últimos ensayos sobre la revolución legal mundial y la teoría de los valores – entiende que es solo mediante puntos fijos que el derecho logra su estabilidad, duración habitual (customary / precedent), y capacidad autoritativa. Sin la dimensión decisionista el normativismo de “la sociedad civil”, no estaría en condiciones de responder adecuadamente al ascenso de las potestas indirectas que expresamente se sublevaban contra la forma de estado y sus mediaciones internas directivas. La preservación de un orden concreto requería de un decisionismo capaz de estabilizar los puntos fijos sin el cual la lógica interna del derecho es ciega y mortal, al punto de hacer de la separación entre moral e ideología una dialéctica destabilizadora [11]. Y es aquí donde vemos una máxima distancia con respecto a Hart en torno al tópico de la separabilidad. Allí donde hay una neutralidad absoluta con la moral, Schmitt recurre al concepto de lo político. Pero en lo que concierna al concepto del derecho, la insistencia en los puntos fijos esclarece la investidura de Schmitt como jurista cuyo decisionismo, por naturaleza unfixed ya que responde la crisis, intenta garantizar la perdurabilidad del orden concreto.

.

.

Notas 

1. Lawrence Solum. “The Fixation Thesis: The Role of Historical Fact in Original Meaning”, Notre Dame Law Review, Vol.91, 2015. 21

2. Carl Schmitt. Early Legal-Theoretical Writings (Cambridge University Press, 2022). Eds. Lars Vinx & Samuel G. Zeitlin. 3-7.

3. Carl Schmitt. Ley y juicio, en Posiciones ante el derecho (Tecnos, 2018). 124.

3. Carl Schmitt. Ley y juicio, en Posiciones ante el derecho (Tecnos, 2018). 4-6.

5. H.L.A. Hart. The Concept of Law (Oxford U Press, 1991). 92-93.

6. Carl Schmitt. Ley y juicio, en Posiciones ante el derecho (Tecnos, 2018). 

7. Ibíd., 135

8. Carl Schmitt. Sobre los tres modos de pensar la ciencia jurídica, en Posiciones ante el derecho (Tecnos, 2018). 301.

9. Ibíd., 305.

10. Ibíd., 283-284. 

11. Ibíd., 285.

El «kai nomon egno» homérico. por Gerardo Muñoz

En su tardía entrevista con Fulco Lanchaster, Carl Schmitt confiesa que todo su pensamiento puede situarse bajo las palabras del tercer verso de la Odisea de Homero: “pollōn d’anthrôpōn iden astea kai nomon egnō” [1]. Para Schmitt se trata de la escena de un doble inicio: es el comienzo de la gran obra del poeta clásico de Grecia, pero es también una instancia originaria del derecho; esto es, antes de su conversión en “norma” positiva. Aquí Schmitt sigue al pie de la letra una observación de su amigo romanista Álvaro D’Ors, quien en el ensayo “Silent Leges Inter Arma”, había sugerido que fue con Cicerón cuando el nomos griego termina subsumido en el lex latino [2]. El contexto de esta aparición en el transcurso de la entrevista es importante: es la batalla de Schmitt contra la insuficiencia, aunque no la liquidación, del positivismo moderno en el contexto penalista. Aunque a comienzos de los 80s, esto también quiere decir que Schmitt está pensando tras el colapso de la forma estatal que acelerara la “revolución legal mundial” y sus armas de interpretación jurídica.

Por su lado, Christian Meier reporta que Schmitt durante los últimos años de su vida anotaba “kai nomon egnō” en servilletas y papeles de su estudio, a pesar de que no hay referencia del verso en el Glossarium (la única mención siendo a la horkia en una entrada de julio de 1949) [3]. El teorema homérico atestigua no tanto un “giro espacial” en el pensamiento de Schmitt, ni mucho menos un retorno a Grecia; se trata, más bien, del problema de la fuente de la autoridad que había atravesado el saeculum de la filosofía de la historia cristiana, aunque consistente con la convicción jurídica de Schmitt sobre el ordenamiento como realización del derecho ya defendido en Estatuto y Juicio (1912).

La apelación al “kai nomon egnō” también hace una aparición programática al comienzo del ensayo sobre la apropiación, producción, y apacentamiento donde el nomos se define como repartición y ocupación de un espacio concreto de la vida en la tierra [4]. Para Schmitt la insuficiencia del normativismo fue su incapacidad de establecer una relación de ordenamiento concreto con la esfera de la socialización, de modo que allí donde hay una condición mínima de lo social hay un sentido de orden, y, por lo tanto, de amenazas a ese orden. Y por extensión, de la posibilidad de enemigo, quien también pisa la tierra, a quien solo despojándolo de la tierra se vuelve un “enemigo absoluto”. Para Schmitt esta es la amenaza de la tecnificación de los valores de la dominación moderna. En cualquier caso, la atención reiterada sobre el ‘ordenamiento concreto’ (consistente con la jurisprudencia de Romano, aunque con mayores sondeos metafísicos) modifica el supuesto “realismo” de Schmitt. Puesto que ya por “realismo” no entendemos una absolutización moral o política de la esfera del derecho – esto es lo que teme Schmitt y busca neutralizar – sino una “mirada” atenta a la preservación del ordenamiento concreto.

Esta dimensión telúrica es lo que suministra el nomoi homérico, un teorema que también contiene, como ha visto Aida Miguez, la raíz de “ver” y “conocer” para ganar tiempo de nuestra propia psyche [5]. Contra una lectura “trágica” de la distancia griega – al fin y al cabo, Schmitt se opone a la tragicidad de Hölderlin – la comprensión del teorema homérico supone, de principio a fin, una defensa de la perseverancia del derecho como dimensión concreta de la realidad, históricamente situada y espacialmente realizada, que puede impedir la dominación anómica carente de una exterioridad de la mediación política.

El teorema homérico vuelve a validar la convicción (metafísica) de la filosofía del derecho de Schmitt sobre la polaridad entre conflicto y tierra: allí donde se pisa mundo hay conflicto. Y el conflicto exige un concepto del derecho que no puede ser subsumido al “Norm” o “lex”, sino que debe estar arraigado en un orden capaz de tramitar una fuente de autoridad. En este sentido, no hay que ver en la apropiación filológica de Homero (el paso del noos al nomos) un “conceptual overreach”, sino más bien como la apuesta de un axioma que puede responder a la crisis del eón cristiano y su mediación formal, como ya lo había expuesto Schmitt en “Tres posibilidades para una visión cristiana de la historia” citando la sospecha ante la retención paulina del poeta católico Konrad Weiß.

El nomos valida la determinación del derecho, y en este punto Schmitt pareciera dejar atrás el paradigma temporal-histórico de la filosofía de la historia cristiana que se mostraría incapaz impotente de llevar a cabo la neutralización del misterio de la inequidad contra el orden. ¿Se confirma el paganismo de Schmitt en la vuelta al teorema espacial, como piensa Palaver? Es una pregunta que probablemente no puede resolverse sin primero antender a la controversia sobre la separación entre la autonomía del derecho y la existencia pública (hostis) en el mundo. Pero si tomamos en serio el teorema homérico, entonces el “cristianismo” de Schmitt más que sustancia (doctrina) o principios (ius romano), es esencialmente la disponibilidad de una comprensión sobre la crisis del ordenamiento, y en cada “krisis” (que es también juicio) retener la capacidad de responder “en el dominio telúrico del sentido, por penuria e impotencia, esperanza y honor de nuestra existencia” [6]. Aquí podemos marcar el semblante originario de su concepto del derecho.

.

.

Notas 

1. Carl Schmitt. “Un jurista frente a sí mismo: entrevista de Fulco Lanchester a Carl Schmitt”, Carl-Schmitt-Studien, 1, 2017, 214.

2. Álvaro D’Ors. “Silent Leges Inter Arma”, en De la Guerra y de la Paz (Ediciones Rialp, 1954), 29-30.

3. Christian Meier. “Zu Carl Schmitts Begriffsbildung,” en Complexio Oppositorum über Carl Schmitt: Vorträge und Diskussionsbeiträge (Berlin: Duncker & Humblot, 1988). 540.

4. Carl Schmitt. “Apropiación, partición, y apacentamiento”, Veintiuno, N.34, 1997, 55.

5. Aida Míguez Barciela. La visión de la Odisea (La Oficina Ediciones, 2014). 13.

6. Carl Schmitt. “Tres posibilidades para una visión cristiana de la historia”, Arbor, N.62, 1951, 241.

Amy Coney Barrett contra el bien común constitucionalista. por Gerardo Muñoz

.

Cuando la jueza y entonces profesora de Notre Dame Law School, Amy Coney Barrett, fue nominada para la Corte Suprema intentamos sugerir algunas hipótesis sobre su jurisprudencia al hilo de sus convicciones religiosas en disyuntiva con la naciente apuesta teológica-administrativa del “constitutionalismo bien común” [1]. Pero esta semana ha salido una declaración de la jueza que anima a redactar esta apostilla en relación con algunos de los textos que he escrito sobre el cuadrante de estos debates (sobre Common Good Constitutionalism aquí, y sobre Coney Barrett aquí). Ha sido en una reciente conversación con David Lat, donde Barrett declaró su escepticismo abierto ante la teoría del bien común constitucionalista, a propósito de la muerte del juez federal Laurence Silberman: “No soy un fan del constitucionalismo de bien-común [en principio porque le otorga demasiada libertad a los jueces a traficar sus preferencias políticas en la ley]. El juez, por el contrario, debe ir hacia donde sea que lo lleve la ley, incluso si nos desagradan los resultados” [2].

El rechazo ante el constitucionalismo del bien común aparece con claridad como una defensa abierta del positivismo jurídico asumiendo la fuente de la autoridad del derecho (siempre y cuando su procedencia sea un cuerpo legislativo), en lugar de asumir la práctica de ‘balancear’, remitir a principios (ius) de subsunción de estatutos (lex), o proceder en términos de una matriz de equidad (epikeia) derivados de una fuente superior en la que en nombre de superar todos los desacuerdos se abriría la legitimidad a todas las interpretaciones y ajustes posibles. Ahora, quienes en su momento estimaron un posible acoplamiento entre el catolicismo de Barrett con el ascenso del constitucionalismo del bien común, perdieron de vista que por encima de las filiaciones teológicas (o más allá de sus supuestas divergencias, donde sea que las haya), en realidad la diferencia fundamental radica en su divergencia jurídica: la fuerza de interpretación moral de un lado, y la consolidación del originalismo como un marco positivista de control judicial.

De ahí que tenga razón William Baude al señalar que, ante el movimientismo político de turno (hoy marcado por el trumpismo, aunque mañana no se sabe qué podría ser), no sería difícil de imaginar que la postura originalista se naturalice ante la amenaza de la aceleración de un movimiento político, aunque con claras pretensiones legalistas [3]. La paradoja de todo esto sería que, al final del día, el originalismo ahora aparece asumir una dimensión de katejon en el estado de derecho, pero ante una realidad desbordada por la liquidación de la unidad de lo político que abre una guerra civil al interior de todo formalismo legal. Así, el originalismo puede ser visto como un método ‘interpretativo’ entre otros y no como la aplicación y juicio de una forma estatuaria.

Del otro lado, el bonum commune principialista, ajustado a la constitución excepcional y regulada por el dominio administrativo del ejecutivo, consta de una elasticidad superior, así como de una impronta realista más eficaz, cuya atracción no termina de influir en los jueces de la Corte Suprema, mas sí en una nueva generación de abogados, estudiosos, y think-tanks orgánicos en la nueva fase de la revolución legal conservadora. Sabemos que jóvenes “empoderados” casi siempre buscan superar, y si es posible hasta asesinar a los padres, lo cual explicaría el entusiasmo por la nueva teoría en la Federalist Society (como en su momento me dijo el mismo Vermeule) luego de varias décadas de sedimentación como revolución pasiva intelectual [4]. El originalista a partir de ahora vive en casa de San Casciano.

La ambivalencia del originalismo puede que traicione sus orígenes ideológicos propios de una ‘teoría judicial’ diluida en un ‘second-best’ positivista del ordenamiento jurídico concreto (¿no es esto lo que critica el bien común dworkiniano?). Y de esta manera se hace visible la dimensión infernal tanto de las teorías realistas así como del interpretativismo moral, dos polos de un mismo constitucionalismo absoluto de los valores, que solo permite “devolver mal por mal y de est e modo convertir nuestra tierra en un infierno; al infierno, empero, en un paraíso de valores” [5]. El infierno del valor acelera los jueces de la voluntad política directa, o indirecta en roles de superheroes salvíficos. Fiel al espíritu agustianiano de la separación temporal del saeculum, rechazo del bien común de Coney Barrett se asoma como la promesa de un freno estratégico ante la escalada de sacerdotes e ideólogos en vilo que comparten un mismo modelo: un constitucionalismo integral que asumiendo la crisis epocal del concepto de lo político, aspiran a efectuar una servidumbre total.

.

.

Notas 

1. Gerardo Muñoz. “Amy Coney Barrett: la revolución legal conservadora y el reino”, El estornudo, octubre 2020: https://revistaelestornudo.com/amy-coney-barrett-la-revolucion-legal-conservadora-y-el-reino/

2. David Lat. “In Memoriam: Judge Laurence H. Silberman (1935-2022)”, Original Jurisdiction, octubre 2022: https://davidlat.substack.com/p/in-memoriam-judge-laurence-h-silberman

3. William Baude. “On the Supreme Court After Dobbs”, Conversations With Bill Kristol, septiembre 2022: https://podcasts.apple.com/us/podcast/conversations-with-bill-kristol/id925428680?i=1000581052509

4. Gerardo Muñoz. “Common-Good Constitutionalism Interview With Adrian Vermeule (English Translation)”, Mirror of Justice (Notre Dame Law School), abril 2020: https://mirrorofjustice.blogs.com/mirrorofjustice/2020/04/common-good-constitutionalism-interview-english-translation.html

5. Carl Schmitt. La tiranía de los valores (Hydra, 2012), 143.

Böckenförde sobre la unidad de Carl Schmitt. por Gerardo Muñoz 

Ernst Böckenförde, quien fuera juez de la Corte Suprema de Alemania, tal vez haya sido uno de los responsables en la restitución del pensamiento de Carl Schmitt en la postguerra distanciándose de la polémica sobre los ‘años negros’ del nacionalsocialismo así como de la instrumentalización propiamente ideológica de la nueva derecha. De hecho, lo que vuelve singular la proximidad de Böckenförde con Carl Schmitt es que ofrece lo que él mismo denominaba un uso “liberal” de quien supuestamente fuese uno de los críticos más duros de las categorías de legitimización del liberalismo moderno, como la representación, la democracia, el subjetivismo, por no hablar del economicismo, o de las teorías del valor en la jurisprudencia iusnaturalista.

¿Cómo es posible que un defensor del liberalismo político como Böckenförde haya tomado el pensamiento de Schmitt como lámpara para encarar la relación entre derecho y política, como le confiesa al biógrafo Reinhard Menhring [1]? En manos de Böckenförde la leyenda iliberal sobre el pensamiento de Schmitt colapsa, e incluso va más allá: si el liberalismo puede seguir teniendo chance en la organización política del estado debe atender a las recomendaciones de Schmitt. Böckenförde sugiere que el desplazamiento de Schmitt ocurre en dos niveles compartamentalizados donde se ubicaría toda discusión sobre el alcance, los límites, y la dimensión deficitaria del concepto de lo político.

Primer nivel: contra las teorías de “ocasionalismo” de la decisión política (que lanza Löwith pero que genera una proliferación relevante en la teoría contemporánea), para Böckenförde el concepto de lo político no remite a la decisión, sino a la unidad política subsumida a la autoridad del estado de derecho. Como bien argumentaba Böckenförde en un ensayo de 1988 sobre El concepto de lo político, la noción de lo político tiende a una “homogeneidad relativa” que solo cobra sentido en el marco de la constitución que organiza la forma de estado. Esto se deja ver con el “Guardián de la constitución”: un poder neutral que asiste a la unidad política en última instancia independientemente de los diseños constitucionales vigentes de segundo orden. ¿No es esto lo mismo que pedía Platón, aunque ignorando el constitucionalismo moderno, con la figura del Consejo Nocturno hacia el final de Las Leyes? [2].

En cualquier caso, el concepto de lo político no buscar definir un enemigo ad hoc (mucho menos producirlo), sino que existe cuando la producción de normatividad falla y la sociedad civil muestra su debilidad estructural (con respecto al estado). Este había sido el problema de la autonomía de lo civil en la teoría del estado de Hobbes, como dice el propio Schmitt en su monografía de 1938. Lo político tampoco depende de una ubicación específica de la auctoritas, aunque sí de una noción de temporalidad, por lo que se le suele involucrar al ejecutivo. Pero para Schmitt habría una diferencia entre el constitucionalismo en el polo de la legalidad, y la definición de lo político que mantiene, a pesar de todo, lo que Böckenförde llama una “homogeneidad relativa” de la autonomía de los poderes.

El segundo nivel se deriva no tanto de Böckenförde como del propio Schmitt: ¿qué pasa con el concepto de lo político una vez que la neutralización del estado entra en su eclipse filtrando todo tipo de potestas indirecta? Esto pudiera verse de dos formas. Por un lado, el concepto de lo político se elabora como respuesta a la insuficiencia de lo “civil” en la teoría más fuerte del estado (Hobbes), y que que recorre buena parte de la experiencia “liberal” del siglo veinte relativo a los presupuestos prácticos del positivismo. Schmitt responde con un concepto de lo político contra una dimensión civil que asumiendo razones del actuar es incapaz de responder a la crisis de autoridad. Pero hay una segunda respuesta que, sin negar la primera, ofrece Böckenförde en un ensayo tardío de 1997, a propósito de la obra de Schmitt. Y es allí donde Böckenförde pareciera trasladar el concepto de lo político del estado al fondo de la teología política:

“Me parece – y esta es mi opinión – que la “cifra” de la teología politica es la llave maestra de Schmitt. Aunque formulada teológicamente, aquí damos con la divisa katejóntica para responder a la lucha contra las fuerzas del reino del Anticristo. Pero formulado en su versión secularizada, esto puede tomarse como una clara hostilidad al liberalismo occidental en sus propias bases políticas e intelectuales. ¿Quiere esto decir que el enemigo es la incorporación de la propia pregunta de Carl Schmitt?” [3].

El mismo Böckenförde no logra responder a la paradoja que ha formulado: por un lado el concepto de lo político se nutre de la leyenda de la teología política convirtuendo al liberalismo en el enemigo; por otro, el liberalismo también es el resultado secularizado del saeculum transitorio de los regímenes temporales, en la que la persistencia del enemigo es irreductible a la política si es que no quiere sucumbir a la tentación donatista de una escatología teológica. Aquí se confirma la raíz agustiniana de Schmitt, que hace del concepto de lo político un principio auxiliario del saeculum contra todas las derivas indirectas (pueden ser técnicas o morales) que hacen del desacuerdo un “enemigo de la Humanidad”. Entiéndase: un enemigo expugnable de la Tierra misma: mititte me in mare si propter me est orta illa tempestas! [4]. Concepto de lo político: tierra y tiempo.

.

.

Notas 

1. Ernst Böckenförde. Constitutional and Political Theory (Oxford University Press, 2017), n.20.

2. Ibíd., “The Concept of the Political: A Key to Understanding Carl Schmitt’s Constitutional Theory”. 83. 

3. Ernst Böckenförde. “Carl Schmitt Revisted”, Telos, n.109, 1996, 86.

4. Carl Schmitt. Glossarium (El Paseo Editorial, 2021), entrada 28.4.48, 176.

Carl Schmitt: derecho, teología y lo político. Introducción a un curso en el 17/instituto. por Gerardo Muñoz 

El pensamiento de Carl Schmitt sigue irradiando controversia y debate, aunque este no será el lugar para hablar de su “actualidad”, si es que la sigue teniendo. No es que la pregunta por la “vigencia” de Schmitt no tenga interés, sino que simplemente no es la pregunta que abordaremos en este curso. El hilo conductor del seminario es otro: pensar a Schmitt desde la filosofía del derecho. Si es cierto que el propio Schmitt se define, primero y ante todo, como “jurista”, ¿hasta qué punto podemos decir que su pensamiento es reducible a los esquemas de la jurisprudencia moderna (positivismo, iusnaturalismo, interpretación)? ¿Dónde encaja Schmitt, o qué desencaja?

Partimos del hecho de que la pregunta jurídica ha sido subordinada a la cuestión de la “genealogía de la política” y a los debates sobre lo político. Una hipótesis de trabajo, entonces, se abre en dos dimensiones: ¿Qué imagen nos hacemos de Schmitt cuando situamos a la jurisprudencia y a la filosofía del derecho al centro de su pensamiento? Y, en segundo lugar: una vez que partimos del marco de la filosofía del derecho, ¿cómo se relacionan las unidades derecho, teología, y lo político? ¿Cómo se autorregulan? ¿Podemos hablar de una subsunción entre algunas de esas unidades sobre otras en el pensamiento schmittiano? ¿O, más bien, domina una tensión estratégica entre cada una de estas regiones de su pensamiento? Esta hipótesis ha quedado bastante desdibujada de los trabajos científicos sobre Schmitt, salvo en rarísimas excepciones [1].

Para abordar con la mayor claridad posible los problemas derivados de las preguntas anteriores, será conveniente separar cada vector (derecho, teología, política): a) ¿Cuál forma del derecho aparece en su pensamiento?, b) ¿De qué teología o cristianismo hablamos cuando nos referimos a la leyenda de la teología política en Schmitt? (abordaremos en la medida de que el tiempo lo permita, las polémicas fundamentales sobre la leyenda: Unger, Peterson, Blumenberg, Meier, Palaver), y c) ¿qué entiende Schmitt por el concepto de lo político como unidad de la diferenciación del enemigo en la distribución de los poderes públicos? Este acercamiento analítico busca arrojar luz a la elaboración sobre la filosofía del derecho moderno en sus líneas generales (positivismo, iusnaturalismo, el institucionalismo, principialismo, y las filosofías varias del valor y de la interpretación).

Finalmente, pondremos en cuestión lo que me gustaría llamar la hipótesis del trasplante, por decirlo con un término de Alan Watson; a saber, ¿hasta qué punto podemos ver unidades fijas en el pensamiento Schmitt, o más bien trasplantes internos a los presupuestos de dichas unidades y desde qué nivel (externo-interno, ius-lex, privado-público, legalidad-politicidad, etc)? A partir de esta interrogación, proponemos ahondar en la intuición que ha visto en Schmitt una analítica de “unidades”. ¿Cómo pensar el presupuesto de la unidad y de la separación en el pensamiento jurídico de Carl Schmitt? ¿Qué suministra la “unidad” a la crisis de legitimización de lo moderno? ¿De qué manera es Schmitt un pensador de la separación en la génesis de la modernidad? Algunas de estas preguntas orientarán las lecturas, preguntas, y conversaciones a lo largo de estas semanas.

.

.

Notas. 

*Introducción al curso “Carl Schmitt y la filosofía del derecho”, 17/instituto de estudios críticos. Septiembre – Diciembre, 2022.

1. Pienso aquí, desde luego, en los trabajos recientes de Andrés Rosler, y su libro de próxima aparición, Carl Schmitt y el Liberalismo (Katz, 2023). 

2. Alan Watson. Legal Transplants (University of Giorgia Press, 1993).

3. Dos referentes ineludibles aquí son: The Greek discovery of politics (Harvard U Press, 1990) de Christian Meier, y “Notes on Carl Schmitt, The Concept of the Political” (1932), de Leo Strauss.

Referéndum y separación constitucional. por Gerardo Muñoz

Durante las semanas de cara al referendo del Reino Unido sobre su membresía en la Unión Europea, el gran historiador y teórico político J.G.A Pocock escribió una mínima defensa de la expresión plebiscitaria en una miniserie que publicó en mayo el London Review of Books (dado que es corta, vale citarla en su forma integral):

“Profoundly​ anti-democratic and anti-constitutional, the EU obliges you to leave by the only act it recognizes: the referendum, which can be ignored as a snap decision you didn’t really mean. If you are to go ahead, it must be by your own constitutional machinery: crown, parliament and people; election, debate and statute. This will take time and deliberation, which is the way decisions of any magnitude should be taken. Avoid further referendums and act for yourselves as you know how to act and be.” [1]. 

Dejando a un lado el escepticismo del autor del Barbarism and Religion sobre la EU, lo interesante es la forma en que defiende el plebiscito, como una de las herramientas propias de la “máquina constitucional”, aunque siendo un último resorte. Una vía de escape y recomienzo. El plebiscito es ciertamente una forma “aclamatoria” de todo poder constituyente – así también lo cifró Carl Schmitt en su Volksentscheid und Volksbegehren (1927) – que se propone una última apelación (que es también la primera): el poder constituyente para transformar las condiciones de representación. El referéndum no un principio de primer orden, sino de segundo, puesto que es mediante la expresión de un mínimo directo que busca reordenar formas de primer orden (diseño institucional, composición judicial, garantías y derechos estipulados). En cierto sentido, el referéndum es una mediación directa en separación de toda sutura constitucionalista y promueve revisión de las condiciones hiperbólicas de todo sistema político concreto.

La segunda sugerencia de Pocock se deriva del referéndum es una recomendación: evitar repetirlo para no ser persuadidos de que el cambio de condiciones debe ser sometidas a la “voluntad general” cada vez que un proyecto legislativo entra en vigor. Esta estandarización del referéndum sería fútil, pues volvería a cerrar la puerta de atrás que en algun momento se necesitará ante una crisis de representación política. Son dos las reglas del referéndum: a) reconstrucción de las condiciones y principios internos de la constitución, b) pero siempre y cuando, el principio del referéndum sea externo a uno de los poderes institucionales. El referéndum tiene una dimensión que es, a su vez, ligada al concepto de lo político y a la vez que emana de toda unidad política. Y a diferencia de la votación, el referéndum no existe dentro de los límites de la representación, sino que cuestiona los principios que hace posible y efectivos toda representación.

Parafraseando un dictum de Alfred Loisy – “Cristo vino a declarar el reino, y, sin embargo, lo que vino fue la Iglesia” – pudiéramos decir que el caso chileno (que celebra su referéndum sobre la nueva nueva carta hoy, domingo 4 de septiembre), ya que el “momento de octubre” vino a destituir el orden institucional del país, y, sin embargo, mediante un referéndum ha producido un nuevo orden constitucional renovado. Sabemos que no hay revoluciones infinitas, y que, como solía decir el profesor Jorge Dotti, el problema realmente difícil es una revolución (o de una revuelta) no es abrirla, sino también cerrarla. Aunque si se lee a la luz de la condición de separabilidad del referéndum, también podemos decir que la vía de renovación tendrá mucho qué ver con la relación entre constitucionalidad y régimen de representación a partir de la votación del referéndum. La tarea dificil es siempre el ‘día después’.

Desde mi punto de vista, esto suponone avanzar de la instancia “aclamatoria” del referéndum hacia una separación de un posible nexo constitucional cuya eficacia excluyente imperó en todo el interregnum postdictatorial de la ‘democracia chilena’. En efecto, de asentarse la consolidación de una constitución “mágica” – que absolutice derechos, principios, y reglas de manera irrestricta, donde todo juez pueda “sacar conejos”, al decir de Lora – implica la expansión de los controles judiciales, que a prima facie convierten el referéndum en práctica frequente (al menos en potencia) [2]. El riesgo de un constitucionalismo confeccionado en la fuente de derechos y principios es que, contra sus propias intenciones, puede terminar por indexar la vida política a la imperialidad juristocrática.

En cambio, la separación de toda subsunción del constitucionalismo puede entenderse, tal y como lo ha sugerido Rodrigo Karmy recientemente, como una zona “umbral” [3]. El umbral es una figura topológica muy peculiar, puesto que no se encuentra ni dentro ni fuera, sino que permite una flexibilidad que despeja el concepto de lo político del imperio de los derechos. Esta separabilidad, por lo tanto, toma distancia de las grandes “causas valóricas” (y sí , también de la ilusa promesa de “justicia social”) que en mano de jueces es un arma de doble filo en sus controles discrecionales. La separación de todo constitucionalismo co-extensivo con la política y la esfera de valores – hoy en descrédito, gracias al activismo constitucionalista, el principialismo, y el iusmoralismo – fue defendido por el jurista decimonónico norteamericano James Bradley Thayer con un propósito: hacer que la esfera jurídica solo intervenga con su control judicial ahí donde no exista una “base razonable” en el estatuto o el caso [4]. El minimalismo judicial (ex ius) es la única posibilidad para darle espacio a lo político, sometiéndolo a una “examinación” demótica sin la tiranía de valores.

Todo lo demás es política, legislación, estatuto, debate, institución. La seperación del constitucionalismo supone no ceder a la ilusión de que la liquidación de un “constitucionalismo del miedo” ya por si misma genera inmunidad total a al constitucionalismo de principios. El caso chileno es atendible en la medida en que ya experimentó un constitucionalismo atávico en principios económicos subsidiarios. Ahora está por ver si en este segundo momento ‘constitucional’ se decanta por una acogida al activismo judicial del principialismo jurídico; o si, por el contrario, asume la constitución como “umbral” oxigenando a la inasible imaginación de octubre.

.

.

Notas

1. J.G.A. Pocock. “Where are we now? Responses to the Referendum”, London Review of Books, Vol.38, N.14, 2016: https://www.lrb.co.uk/the-paper/v38/n14/on-brexit/where-are-we-now

2. Pablo de Lora. “Constitucionalismo mágico”, The Objective, mayo de 2020: https://theobjective.com/elsubjetivo/opinion/2022-05-07/constitucionalismo-magico/

3. James Bradley Thayer. “The Origin and Scope of the American Doctrine of Constitutional Law”, Harvard Law Review, Vol.7, N.3, 1893. 129-156.