Three comments on Michele Spanò’s lecture on patrimony as a legal institution. by Gerardo Muñoz

One of the most illuminating talks at a recent workshop at Kingston University (hosted by the Centre for Modern in Modern European Thought) on institution, legal philosophy, and political thought, was Michele Spanò’s archaeology of the institution of patrimony entitled “Patrimony and the Legal Institution of Subjectivity”. Spanò’s work for some of us has been of extreme importance in thinking about roman law, the historical school of the German legal tradition, as well as the work of Yan Thomas whom he has edited and translated for Quodlibet. Although Spanò’s lecture was based primary on notes and part of a larger project on the ‘invention of subjective rights’, it made a few transitions that thematized the legal infrastructure of property that will be perhaps fundamental to understand, and radically transform, the problem of political economy and the logic of the capital coding that Katharina Pistor has recently explored in our post-sovereign present (I have discussed some aspects of imperial coding of capital here). But it is in the invention of “patrimony” in Roman law, where for Spanò a new epochal conception between things, persons, and reality (-res) was established as a relational matrix that he termined, following the Italian legal philosopher Riccardo Orestano, a conception of law without a subject [1]. This infrastructure of a relation without a central subject of authority – a problem too complex to analyze in this simple side note – revises and displaces the more modernist-style discussion on natural law and positive law, but also intra-conceptual determinations such as the subjects and the impersonal, between rights and obligations, which are part of the long dure Roman-modern matrix of the patrimonial foundation. For me there were at least three important elements that derive from Michele Spanò’s work, which I will leave here for some future elaboration in upcoming writing project on the problem of patrimonial and civil as roman categories of modern juristic-political thought and the American context.

1. The relationality or nexus of the conception of the patrimony (a. every person has a patrimony, b. all patrimony belongs to a person, c. there is a relation between obligation and patrimony) is an early form of exchange value; in fact, it is the equivalent structure that designs the total apparatus of social reproduction and the passage from the polis to the domus (housing / domestication). In this sense, Roman law of patrimony is not about substance or morality, but about the circulation, organization, and exchange of metaphoric value codified. This ensemble appears very similar to what will later be Ernesto Laclau’s theory of hegemony. If this is so, then hegemony is not about political “articulation”, but rather its “politics” is a mere veneer for a spectral patrimony. There is no patrimony without the work of hegemony, and the form of hegemony is a reduction of value that keeps it off from the autonomy of the political. In this light, it makes sense that even a Marxist political economist like former Vice-President of Bolivia, Álvaro García Linera, understood statecraft as the development of and from “patrimonialism”, which entailed necessarily the devastation of the ecological life world [2]. The patrimonial form will ultimately transform the exteriority of the natural world into an object at the service of value.

2. Spanò offered a typology of patrimony in two phases: a. For whom is the patrimony (the personalist type), and b. For what (the functionalist type). In a certain sense, we are now in a term phase of legal adjudication: c. what are the costs and benefits of the management of a patrimony? This entails the logistics of ‘creative destruction’ (Schumpeter) into the very interiority of the legal rationality based on balancing and equity functions. For the paradigm of the cost & benefit equity the problem is no longer posed as a question of function or proprietary, but rather of thorough administration and optimization: to what extent can the risk and security of a patrimony can render X costs in relation to Y benefits of Z of the social body? Here the abstraction of the regulation of patrimony coincides fully with the domination of the social space into the juridical logistics. The distinction between private and public law spheres of the European legal traditions (ius commune and Common Law) collapses. As we have suggested in recent investigations, this collapse today is expressed on the rise of administrative law as a restituted Lex Regia.

3. Finally, the collapse implies a chiasmatic movement in the history of the archaeology of Western domination: Roman law and modern positivist law, subject and object, production of rationality and extraction of resources for production of life, the limitations of Roman Law on property and Canon Law on statutes and morality. If medieval canon law of the Church was quenched in the wells of Roman Law, then the question regarding the modern state (its presuppositions, its conditions, crisis, and collapse) amounts to the problem of institution of patrimony as a regulatory of principle of rationality and network of the legislation between spheres (legality, economic, political, rational, instrumental, etc). If there is something to be today against and beyond “hegemony” (no longer an index of politics or culture), then the problem of the patrimonial framework must be understood as a juridical-economic paradigm in which “politics” is incapable of responding to. On the contrary, it could well be that the crisis of politics is an effect of this complex archaeology that, for some of us, Spanò’s work has already started to grasp in light of the return of ‘principles’ for social maintenance.

.

.

Notes 

1. Riccardo Orestano. “Diritti soggettivi e diritti senza soggetto”, Jus: Rivista di Scienze Giuridiche, 2, 1960.


2. Alvaro García Linera. Geopolítica de la Amazonía: Poder hacendal-Patrimonial y acumulación capitalista (Vicepresidencia del Estado de Bolivia, 2013).

On the dispensation machine. On Monica Ferrando’s L’elezione e la sua ombra: Il cantico tradico (2022). by Gerardo Muñoz

Monica Ferrando’s short but dense book L’elezione e la sua ombra: Il cantico tradico (Neri Pozza, 2022) refines our understanding of the secularization debate in the wake of the epochal crisis of modernity and planetary domination. For Ferrando this current domination is rooted in a specific retheologization that must be grasped at face value, no abstractions allowed. The force of theological domination, which has become a proper religious imperialism, expresses itself as a true corruptio optimi pessima, which Ferrando locates in a very precise intersection: the passage from the suppression of dilectio to an instrumental manifestation of electio that will culminate in the unleashed power to dominate not only the relation with the world, but the very existence of the species. If the Ancient covenant of early Judaism was a prophetic covenant with God, the force of predestination will suppress the mysterious relationship of blessed life to render a “selective process” of theological election [1]. It is only with the rise Protestantism, and Luther’s specific hermeneutical efforts to neutralize the messianic message of Paul’s Letters to Romans that election becomes the paradigm of a new government of the soul in this world, which will ultimately find its material legitimacy with the advent of the reproductive logic of capital. Implicitly building on the thesis of economic theology, for Ferrando the advent of the machine of election materializes in the theological reform that translates the universal salvation of the prophecy into a never before seen economy of the dispensing grace through wealth retribution for human labor [2].

The reformation based on dispensation (oikonomia) differed fundamentally from the Church’s idea of change rooted in the ius reformandi. As Gerhart Ladner shows, if the “idea of reform” up until modernity presupposed periods of spiritual reform through monastic experience in relation to wordly profane time, the apparatus of dispensation of election was oriented at securing an integral government rationality combining law, economy and subjective production without reminder [3]. In this light, the operation of the dispensation paradigm is twofold: on the one hand, it promotes an anti-Judaic operation of reducing Jews to a people of this world that will ultimately will be identified with political Zionism; and, on the other, it dismisses the coming of Christ as worthless, and in the best case as merely postponed [4]. For a reformed theologian like Karl Barth – at odds with the economic evangelism that ultimately triumphed in the United States and that now it extends across the global – there was only a ‘great dispensation’ putting end to the abstraction of value and the homogeneity of the time of production [5]. But more importantly for Ferrando, the triumph of the dispensatory paradigm entails a new fundamentalism of judgement based on “election” (in the broadest sense of value equity and competition) will appear as the only immanent force capable of considering every other religion and confession exterior to itself as “merely pagan and idolatrous” [6]. It would amount to the triumph of the self-made ‘gentleman’ over the outward message of Paul.

The dominance of dispensation meant a full convergence between salvation and profane economic life that will bring exteriority into a crisis in the deepest sense. This is why for the reformist mentality, its own modern image initiates the epoch of irreversibility; that is, the pure historical progress guided by the will of election and the work of grace as an exception to universal salvation. If the modern reform has been at times understood as the new regime of social pluralism and system of indirect separations (between Church and State, civil society and religion, the public and the private, etc) for Ferrando it is on the side of the theological presupposition where its most terrifying arcanum must be found: a dispensational theology whose main unity is the recurrent intrusion, training, modification, and discipline of the forum internum, that is, the administration of the consciousness of man. Whereas the felix culpa allowed for the mystery of repentance and universal salvation; the political meditation of election through accumulation and economic benefits will legitimize the new discourse on toleration, “liberty”, and even democracy as the distribution of surplus value. In this sense, Liberalism (with Locke and other thinkers of the English and Scottish Enlightenments) was born, as later understood by Carl Schmitt, with the structural weakness of “individual freedom” and maximized autonomy that will require the expanding checks of police and governmental penalties to cope with the production of effects. Of course, every deviation or movement that could put a halt to the fiction of election will find itself on the side of illegality, or turned into a remnant of a surreptitious past that must be overcome at all costs. This implied, as Ferrando reminds us, nothing less than a novel modification of the anthropogenesis of the human species.

It is one of Ferrando’s most daring and surprising tasks to show how the machine of election does not merely occupy the economic-political sphere, but that it will eventually also imply an aesthetic imperative in Northern European culture; specifically with the rise of German romantic response to the crisis of the Enlightenment and the question of “classicism” of the classical Greece. If according to Gianni Carchia the aesthetic dimension of modernity should be read as a compensatory answer to the futility of the romantic revolution in subjectivity; Ferrando’s complementation to the thesis brilliantly shows how this attempt was meant to fail at its original ground due to the mimetic appropriation and metaphorization of the Greek historical past in the aesthetics program of Winckleman and German Idealism (with the exception of Hölderlin’s fugitive position) [7]. The mimetic “hellenization” of German romanticism and its posterior afterlives (one thinks of the Stefan George Circle, and Max Kommerell’s Der Dichter als Führer) gave birth to a notion of “culture” that hinged upon the separation of the aesthetic and the religious spheres that had to sacrifice the appearance of beauty in order to attest for the dialectics of objective and subjective forms of the “Spirit”, and thus leading to the triumph of the grotesque and the aesthetic imperative of uniformity and museification. For Ferrando the German spirit of genialismus had as a mission the overcoming Latin, Mediterranean and Mesopotamian forms of life where the distinction between beauty and life never understood itself as a “culture” or objective project of enlightened intellectuals and artists on the mission to transform the contingency of poesis into the realization of the Idea [8].

Displacing this aesthetic dimension to the present, for Ferrando the intrinsic disconnect between appearance and substance of art’s truth emerges today in the predominant social morality of today’s global bourgeoisie: hypocrisy. It is in hypocrisy where today one can see the inflationary hegemony of discourse over the true organization of life that is proper to the dominant metropolitan class of the West, and its maddening obsession with identity politics or “race” oriented discourse as a moral inquisitorial abstraction (it is in this process that the notion of election appears in the least expected of places: sky color, language use, demands for inclusivity, and hyperconscious towards an invented past). The work of hypocrisy, in fact, appears as a secularized form of the dispensation paradigm that aims to normalize and domesticate every form of life that challenges its specular regime. This is why according to Ferrando – and I do not think she is incorrect in saying so – the possibility of art (especially that of “painting”), as the undisclosed of truth will disappear from human experience, as it has no place in the moral functionalism of ‘contemporary art’ nor in the discursive struggle over global communication and opinion battles (the so-called ‘cultural wars’) [9]. The aesthetic museification of the world liquidates the possibility of art’s truth. Paradoxically, in this new scenario everyone must declare himself “an artist” of their own emptiness: the nowhere men that stroll in the works of Robert Walser or Franz Kafka – who never declared themselves to be anything – in our present are flipped on their heads becoming informers of the regime of a universal politics of recognition and moral judgement [10]. These ‘bloomesque figures’ confirms in the last epochal dispensation of the Reformist revolution that the premises of subjective freedom, economic gain, and autonomy of value have culminated in a new aesthetic imperialism that is anthropological and rooted in the triumphant religion of immanence and the sacralization of ultimate values. The endgame has been dispensed in the creation of a “new man” through the sacrifice of every exteriority in man, that is, of the invisibility outside the fiction of his personality.

The paradigm that Ferrando is describing vis-a-vis the operative force of “election” is also one of profound irony, since the mechanism of predestination and election, by betraying prophetic dilectio (love), the “free election” of the moderns entails that everything can be elected at the expense of losing dilectio: the only path towards the mystery of life. This is what the epoch of irreversibility and the arrogance of historical progress has foreclosed and it is incapable of considering. But for Ferrando life remains an ethics, which she links to Eros, whose appeal to the law of the heart is neither religious nor political, but rather an instance to the disclosure of truth. As she beautifully writes towards the end of L’ elezione e la sua ombra (2022): “Occorre osservare che qui si tocca una sorta di grado zero teologico, che scivola nel mero «biologico» solo a patto di esautorare la sapienza della madre o, detto altrimenti, la sapienza come madre, custode di una legge non scritta, di un nomos del cuore, che non necessita di alcun mandato esterno per esercitare la conoscenza che gli è propria. Si apre insomma quello spazio, costantemente e variamente negato, ma imperturbabile, di cui solo la madre, in virtú di una sapienza propria della natura umana, può custodire la legge.” [11].

The foreclosure of the acoustic relation to prophecy documents the recurrent political interest in the subordination of music to the moral captivity of the reproduction of humanity [12]. On its reverse, the law of eros, prior to the moral domain of natural law and the authoritative domain of positive law, is the protection of the indestructible region of the human soul where no political, moral, or economic dispensation can exert its force. This is confirmed today by the monstrous techno-scientific interventions and dysphoric alterations in the life of children as the last utopia in the long dispensation of the anthropomorphism of capital legitimized by rhetorical force of an unending sermo homilis [13]. In this sense, what Ferrando accomplishes in this wonderful essay is to remind us that the event of theology remains outside the dominion of priests and bureaucrats and situated in the prophetic dimension of Eros (love) that guards the inclination towards beauty and the disposition to attune oneself to the prophecy of the world’s fulfillment [14]. Hence, it is not in the community or in an integralist Christian traditional family order where the sacred dimension of humanity can be retrieved; rather, for Ferrando it is in the non-knowledge reserved by the eros of the mother who never decides nor choses before law, whose nonverbal “tacit authenticity” (“tacita autenticità del legame materno”) unconceals a true experiential depth away from the the delirious cacophony of our world.

.

.

Notes 

1. Monica Ferrando’s L’ elezione e la sua ombra: Il cantico tradico (Neri Pozza, 2022), 8-9.

2. Ibid., 22.

3. Gerhart B. Ladner. The Idea of Reform: Its Impact on Christian Thought and Action in the Age of the Fathers (Harvard University Press, 1959).

4. Monica Ferrando. L’ elezione e la sua ombra: Il cantico tradico (2022), 24.

5. Karl Barth. “The Great Dispensation”, Interpretation, V.14, July 1960, 311.

6. Monica Ferrando L’ elezione e la sua ombra: Il cantico tradico (2022), 30.

7. Gianni Carchia. “Modernità anti-romantica”, in Il mito trasfigurato (Ernani Stamptore, 1984).

8.  Monica Ferrando. L’ elezione e la sua ombra: Il cantico tradico (2022), 60.

9. Ibid., 91-92.

10. Ibid., 94.

11. Ibid., 106.

12. On the controversy of music as a tool to tame human’s passions, see John Finnis’ “Truth and Complexity: Notes on Music and Liberalism”, American Journal of Jurisprudence, Vol. 62, 2017, 119-124.

13. Gianni Carchia. “Eros y Logos: Peitho arcaica y retórica antigua”, in Retórica de lo sublime (Tecnos, 1990), 29.

14. Gianni Carchia. “Dialettica dell’immagine: note sull’estetica biblica e cristiana”, in Legittimazione dell’arte (Guida Editores, 1982), 21.

Revuelta experiencial contra movilización: un apunte. por Gerardo Muñoz

La excelente conferencia magistral “Virus, revueltas, capital” de Sergio Villalobos-Ruminott en el marco del Coloquio Umbrales en el 17/instituto de estudios críticos instaló un complejo mapa sobre las mutaciones que atraviesan nuestro presente, donde la impronta de un acontecimiento como el Covid19 depone todas las garantías conceptuales y filosóficas del saber ilustrado. En realidad, pocos están capacitados como Villalobos-Ruminott parar cartografiar el despliegue contemporáneo, puesto que su propio pensamiento (en libros que van de Soberanía en suspenso a La desarticulación) ha puesto en relieve la irreductibilidad de un agotamiento epocal que mora en la desvinculación propia de lo insondable. Creo que es innecesario hacer un resumen de todos los vectores de su charla, y próximamente tendremos la oportunidad de seguir discutiendo a la luz de su nuevo libro Asedios al fascismo (Doblea editores, 2020) que vuelve sobre el octubre chileno al interior del interregno planetario. Lo que tan solo quisiera anotar aquí – a modo de continuación del intercambio e invitación al mismo – es un aspecto en torno a lo que pudiéramos llamar un nuevo tipo de revuelta en el presente.

Tengo para mi que uno de los aspectos más decisivos de la colocación del pensamiento de Villalobos radica en avanzar en otro tipo de comprensión de la revuelta; un tipo de revuelta que, como él mismo sugirió, ya no sería heredera de la tecnificación leninista de la acción revolucionaria, sino que más bien, estaría dada por un nuevo tipo de experiencia que irrumpe en el estado presente de las cosas. De ahí que estoy de acuerdo con Villalobos de que no hay ni puede haber una “teoría general” de la revuelta, de la manera en que hubo una “técnica leninista”, una “teoría foquista”, un proyecto insurreccional estratégico (toda las teorías autonomistas durante los 70s en Italia), u hoy, una “teoría de la hegemonía”. Incluso, me atrevería a apuntar (sin lugar a duda es algo que tendríamos que desarrollar en otro lugar y en otro momento) que una contra-mitología de la revuelta queda subordinada al régimen de la existencia y sus fugas experienciales. De ahí que tal vez la revuelta hoy ya no esté posicionada contra la máquina mitológica per se, sino contra la metrópoli que es el topoi del armazón cibernético. No deja de ser curioso que este nuevo tipo de “revuelta experiencial” (por decirlo con la terminología del sociólogo Michalis Lianos) haya sido antes que todo una revuelta anti-metropolitana. Y cuando las revueltas experienciales han sido ejecutadas por fuera del leninismo de la proyección y la intencionalidad, la desesperación de la izquierda ha sido enorme.

Esta postura de desesperación, en realidad pone sobre la mesa dos posturas irreconciliables. Por un lado, una política de las demandas, lo que supone la unificación y la síntesis con el polo del Pueblo. Por otro lado, estaría lo que llamamos una revuelta experiencial que rompe contra la dimensión archi-télica de la “ocupación del poder”, y que afirma la fragmentación del mundo o lo que Villalobos sugirió como un tiempo de existencia que despeja la infrapolítica. Para mi esto significa también algo más: necesariamente dejar atrás el paradigma de la movilización como dispositivo de una política de masas. Derivo esto de la presentación de Villalobos, puesto que no fue tematizado directamente.

Esto no es menor puesto que vuelve a instalar la discusión sobre el estatuto de la democracia. Esta es la cuestión: ¿podemos pensar la democracia más allá del dispositivo de la movilización?  Creo que abandonar la movilización supondría dejar de lado uno de los elementos medulares de la ius reformandi de toda democracia. No puede haber una democracia sin movilización, como bien lo enseña Bruce Ackerman estudiando nada más y nada menos que dos cientos años de historia del We The People. Y, sin embargo, pensamos que pueda haber otro tipo de actuar en la revuelta que no sea volver a repetir el mismo modelo de movilización instituyente, unitaria, traducible, y subjetiva. En efecto, si queremos hablar en el umbral del agotamiento de la política moderna, entonces tenemos que abandonar la movilización. O desplazarla, ponerla en otro plano. La pregunta es si hay otra cosa fuera de la estructura de movilización. Ya hacia el 2001, en La hipótesis cibernética, Tiqqun tenía alguna intuición al respecto:

¿Cómo puede lo que escapa al capitalismo y a la valorización ganar fuerza y girar contra el capitalismo? La política clásica revolvió este problema con la movilización. La movilización significa sumar, agregar, ensamblar, sintetizar. La movilización significa unificar las diferencias pequeñas de cada fluctuación; mostrar que cada desvío es una curva a la que debemos enderezar” (130).

No hace falta recordar la alegoría del bastón de Lenin. No cabe duda de que la movilización es un dispositivo de la técnica moderna de agregación de voluntades, y de lo que en otra parte hemos llamado el polo del “fantasma hegemónico”. Por eso el propio Carl Schmitt fue el gran teórico de la movilización para la composición de una “política nacional-popular” en compenetración con la forma estado. En una época de desintegración de la soberanía, no tiene ningún sentido seguir intentando enmendar la movilización popular como fuerza “desde abajo”. Al contrario, pudiéramos decir que la revuelta experiencial destituyente continuamente desliga fuerza de movilización a partir de lo que Rodrigo Karmy ha llamado “marcadores rítmicos” que, efectivamente, ya no son índices de agregación de voluntades ni mucho menos canje de sujetos en alianza (como hace unos años pedían Hardt & Negri contrahegemónicamente para una subjetividad domesticada), sino desistencias temporales que se abren un tiempo existencia irreductible al movimiento del capital y su negación compensatoria como “lucha de clase”. Justamente porque hay experiencia irreductible o en separación al dominio de la metrópoli, es que la movilización se desvanece siempre y cuando hay un escape, un camino de la deserción, lo que en Chile apareció bajo el signo de “evasión”. El debate abierto de momento es si una evasión de la movilización tiene en su horizonte a la democracia o simplemente otra cosa. ¿No es el espíritu de la movilización parasitario de la forma democrática en cada caso?

Durante la discusión, Villalobos remitió a la importante tesis de la “antropomorfización del capital”, compartida por P. Pasolini, pero también por Jacques Camatte, o Giorgio Cesarano. Si asumimos esta tesis como punto de partida, la revuelta ya no es voluntad agregada de poder, sino justamente lo que yo llamaría un corte contra lo real desde una dimensión corpórea y sensorial que resiste a quedar presa en la biopolítica como último dominio de la vida. Es cierto que nadie puede decirle a nadie cómo ser provocador o cómo responder a la devastación en curso. La destrucción carece de hegemones. Sin embargo, y dicho esto, me gustaría instalar un límite discriminatorio diciendo que la destitución del dispositivo de la movilización es la verdadera apertura a la revuelta experiencial. Y ese ser ahí es la existencia como posibilidad de afuera.

Cuaderno de apuntes sobre la obra de Rafael Sánchez Ferlosio. Tercera Parte. Por Gerardo Muñoz

Non Olet (2003) es uno de los ensayos tardíos de Sánchez Ferlosio sobre materia económica. En realidad, su vórtice es la mutación del modelo de la producción al dominio del consumo. El aliento de las premisas del ensayo es muy ruskiano, aunque nunca se aluda a John Ruskin. Una mirada contramoderna como la Ruskin puede ayudarnos a desenmascarar las veleidades del valor como absoluto. Por eso hay que recordar que en Unto This Last, Ruskin argumentaba que el objetivo final de la economía política es siempre la glorificación exitosa del consumo, porque lo “usable” deviene sustrato de su sustancia hegemónica para perfeccionar el valor. Ruskin, por supuesto, no tuvo que esperar al declive histórico del trabajo y el cierre de la fábrica para darse cuenta. Ya todo estaba en el cosmos del liberalismo y del commerce.

El rastreo de Ferlosio se mueve en esta rúbrica. Para Ferlosio, la estructura tardía del capitalismo es esencialmente de equivalencia absoluta: “…el poder de determinación de la demanda y por lo tanto el poder determinante de la producción sobre el consumo, tendría el inimaginable porvenir de convertirse en el quid pro quo fundamental para el portentoso triunfo del liberalismo” (p.13). Ferlosio subraya que la “estructura de la demanda” es la unidad básica del este aparato del valor, ahora expuesto con la crisis de la forma tradicional del trabajo, puesta que hoy “el único capital humano que necesitan [las empresas] no es sino el que está compuesto de consumidores” (p.41). La intuición de Kojeve: si Marx fue el Dios, Ford fue su profeta.

No deja de curioso cómo la “demanda” también se ha convertido en el último resorte conceptual de la teoría política. No por gusto Jorge Dotti decía que la teoría del populismo era una mímesis de la equivalencia del dinero. En este nuevo absoluto, la brecha entre economía y política se rompe, haciendo del consumo la forma definitiva de la “Economía”. Por ejemplo, la noción de “ocio” entendida como tiempo de consumo es la expresión de una determinación compensatoria ya siempre entregada a la producción. En otras palabras, ahora producción y consumo son dos polos de una misma máquina que ha entrado en una zona de indeterminación (p.50).

Y es por esta razón que un marxista heterodoxo como Mario Tronti podía escribir en Operai e capitale (1966), que para luchar contra el capital la clase obrera debía primero luchar contra sí misma en cuanto capital. Es una sentencia dinámica, difícil de atravesar, y que coincide con la expansión del discurso de lo ilimitado. Hablar de un exceso en la exterioridad del Capital pone en crisis la negatividad de lo político. Así, se inaugura una nueva tiranía de los valores. Por esta razón, Ferlosio prefiere hablar de la Economía como “absoluta equivalencia, ajena a todo principium individuationis que pone en jaque a todas las formas de vida” (p.75).

La crisis de la negatividad es también agotamiento de la separación en la vida, esto es, de lo narrable como brillo de experiencia. Lo irónico de la economía moderna es que, a pesar de su origen como descarga contra el absoluto, su destino es la justificación de la rentabilidad como única verificación del valor” (p.81). El ethos económico moderno no es haber dejado atrás el peso de la contingencia del dios omnipotente, sino haber diferenciado el valor como una “función social” de las diferencias. Por eso es que Ferlosio no cree que podamos hablar de “sociedad civil” ni de “funciones sociales”, puesto que lo social ya presupone el valor como antesala de toda relación humana (p.106-107). Ferlosio escribe: “Bajo el omnímodo y omnipresente imperio de la “sociedad contractual”, todo queda indistintamente comprendido bajo el signo de las relaciones económicas. La sociedad no ya más que el sistema vascular para el fluido y el flujo de los intercambios económicos” (p.108). En efecto, ya no hay más “sociedad civil”, sino cómputo (cost & benefit) que sostiene la forma Imperio.

La estructura genérica de la sociedad consta de tres elementos – crédito, valor, y deber – que componen la máquina tripartita que produce al sujeto de consumo. De la misma manera en que la magia de la producción ha sido depuesta hacia el polo del consumo, ahora la existencia es depuesta como vida que debe ponerse en valor. Escribe Ferlosio: “Bajo la férula de la racionalidad económica, hoy coronada por el absolutismo de la hegemonía del a producción, no hay ya otra confirma de relación hombres que la de las relaciones contractuales; cualquier posible resto o renovado intento de relación no-contractual o está en precario o alcanza apenas una realidad fantasmagórica.” (p.158-159).

Un examen que nos toca de cerca: ¿no es la cultura de la culpa un modo contractual en todas relaciones sociales contemporáneas? ¿No ha sido el asenso de la identificación y la empatía, la nueva máscara obscena de la relación contractual entre personas? La función contractual no hay que entenderla como una esfera efectiva del derecho (no hay que firmar un documento en cada caso), sino como una función plástica del poder, ya sea como deber, como mandato, o como obligación. El agotamiento del contrato de la época del Trabajador, vuelve cada praxis humana una forma contractual. Es curioso que al mismo tiempo que se eliminan los contratos duraderos en la esfera laboral, toda experiencia con el mundo es hoy un contrato. Ferlosio nota un cambio importante: la palabra “caridad” (carus) paulatinamente fue reemplazada por “solidaridad”. ¿Y qué es la “solidaridad” (palabra que puede aparecer ya sea en el discurso de  una ONG, de una corporación de Wall-Street, o en el discurso piadoso de un profesor de Humanidades)?

La solidaridad es un término filtrado desde la esfera jurídica que apela al reconocimiento de un acuerdo previo. La solidaridad es el contrato con la Causa. Por eso sabemos que no hay solidaridad sin intereses y sin milicias. Sólo podemos ser solidario con la Humanidad, ya que en realidad reservamos el cariño para los amigos. La solidaridad despacha siempre a lo no-humano. Aunque lo no-humano realmente sea lo único importante; lo único que rompe la equivalencia general y que le devuelve la mueca mortal a la vida. De eso se trata: de devolverle al singular sus olores contra el non-olet genérico del Capital. Sánchez Ferlosio nos recuerda que hasta Edmund Burke tuvo “solidaridad” con los pobres en función de “la situación general de la humanidad” (p.161). Hoy cierta izquierda es burkeana porque sintetiza la solidaridad en nombre de una Humanidad que, por supuesto, cambia de rostro mensualmente. En efecto, las “Causas” no huelen.

 

Primera entrega

Segunda entrega

Hiperneoliberalismo y los restos de Leviatán. (Gerardo Muñoz)

1. Leviatán fue el símbolo marítimo de la máquina estatal, como nos ha enseñando Carl Schmitt en su tratado sobre el « dios mortal » que tematizó Thomas Hobbes para la temprana modernidad. Es solo con el neoliberalismo que presenciamos su relativa desaparición o transformación, así como su plena descomposición contemporánea. En las playas frías del báltico solo queda su esqueleto como remanente que atestigua que alguna vez esa especie existió como jeroglífico soberano. Uno pudiera imaginar cómo, en las próximas décadas el Estado será imaginado como una forma tan bizantina como la propia iconología eclesiástica de Oriente.

2. El filme de Zviagíntsev trata, efectivamente, sobre el ascenso de un nuevo tipo de Estado (Segundo Estado mafioso, como diría Segato) que ya no es reducible a la simbología del Leviatán. Y aunque para esa novedad aún no tenemos nombre, si constamos con una economía de su fe: ahí donde se proyecta el despliegue del poder en la fase avanzada de la an-arquía del capital neoliberal. Esta fe da luz de futuro a nuevas grandezas que aparecen en boca del pope vestido en su túnica negra en el filme diciendo: « Rusia, ahora, regresa a su verdadero ser » [1].

Es el discurso de una nueva esperanzada retribución nómica-imperial del Este posterior al derrumbe comunista y a la entrada en la llamada « fin de la historia » planetaria. Este imperialismo – al menos en el film –no es nuevo. No se trata de explicitar la grandeza militar o tecnológica, sino de una trama triunfalista del cálculo; una soberanía capaz de atar los cabos entre el modelo secutirario, la flexibilidad del capital, la acumulación, y la derrota sobre los cuerpos. La nueva liturgia de la ley nunca aparece como misión bélica, sino como un dispositivo que florece lentamente sobre el interior mismo de la « casa » como última reapropiación de la intimidad y las formas de vida.

3. En su libro sobre el símbolo del Leviatán, Schmitt recoge una litografía del manuscrito Hortus deliciarum del siglo XII. Aparece ahí la imagen que reproduce la parábola del Cristo pescando con un anzuelo de su fe al gigante monstro marítimo (Leviatán). La imagen recuperada por Schmitt intentaba decir al menos dos cosas: a. que el Estado había sido siempre un animal subordinado a la fe (al complexio oppositorum, y verdadera legitimidad del poder mítico), y b. que solo desde la fe es posible re invitar un nuevo mito no-mecanicista, y por lo tanto ajeno a la valorización epocal del cálculo económico burgués.

En Leviatán ocurre lo opuesto: en plano neoliberalismo que todo arrastra en su disposición sobre el mundo y la tierra, el anzuelo de la fe es lo que termina destituyendo al Estado y a la unidad de vida. Quizás la secuencia más directa en torno a esta capacidad demostrativa de la fe, se materializa cuando vemos cómo la buldócer destruye la casa en un plano que se nos muestra desde el interior. Como una especie de anzuelo mecánico, la excavadora « Volvo » no « salva » sino que destruye, y en lugar de « instalar orden » solo crea superficies sedimentadas en un proceso que pudiéramos llamar una « geología de la destrucción y la producción de restos » (reformulamos aquí una variante muy próxima a lo que Sergio Villalobos-Ruminott ha propuesto recientemente en « La edad de los cadáveres ») [2]. El nuevo poder, por lo tanto, se desmarca de la oposición schmittiana entre la fe redentora del Christos y la « masacre kosher  del Leviatán ». La buldócer-anzuelo es el symbolon de un proceso de neo-liberalización en tanto apropiación de mundo que no ofrece futuro o redención; tan solo un suelo abstraído de la memoria y sus huellas.

4. La destrucción en Leviatán, asimismo, no deja rastros. En varios momentos del argumento, el poder opera no a partir de una « expresividad  sobre los cuerpos » de la escritura del terror, sino como simple desaparición (como notó Pablo Domínguez Galbraith). Un trazo que borran a los personajes para siempre del plano: no aparecen ante sus amigos, pero tampoco aparecen en celdas oscuras de un ultramundo que pudiera orientar cierta división fáctica entre « legalidad » e « ilegalidad », « orden / excepción » o « norma / tortura ». Los cuerpos aparecen y luego ya no son visto en ninguna de sus formas sustraídas de su ser (la ceniza, la fosa común, o el basurero). La producción de muerte, por lo tanto, alcanza por momentos un matiz que excede la producción de muerte de Ciudad Juárez (si pensamos con 2666, o la obra de Sergio González Rodríguez), o de los procesos de violencia expresiva de la narco-acumulación contemporánea en México.

Leviatán da cuenta de una nueva metamorfosis hacia un hiperneoliberalismo que ha logrado asumir en el interior de su racionalidad el secreto fundamental de la vida y la muerte en el movimiento compulsivo de la legalidad. Tanto Lelia (la esposa y amante) como Dimitri (el abogado) más que “asesinados o dados de baja”, son desaparecidos sin huellas ; cuerpos arrojados a la intemperie de un territorio que no los reconoce, puesto que la vida ha sido reintegrada, ahora sin costo político alguno, en los mecanismos de un siniestro totalitarismo social (en este sentido, los esqueletos de la ballena en la playa es crucial, puesto que en tanto Leviatán ya no « representa » al pueblo ni entra en juego con la multitud. Es un cadáver autorreferencial y post-dramático, en la medida en que no hay ni siquiera conflicto entre polis y multitud).

5. La trama del filme no es solo ilustrativa de los tiempos que corren en Rusia (para-legalidad, corrupción policial, mafias, dualidad de Estados), sino una proyección de la ontología política de nuestro presente. No es casual que los espectadores, siempre a la espera de la violencia afectiva y expresiva, queden desilusionados por el mensaje de Zviagíntsev, esto es, que la violencia hoy se encuentra en otra parte.

El filme apunta a una nueva legalidad constitutiva del orden del poder, donde priman los “procesos de Justicia” en un redoble de la antigua liturgia cotidiana que gobernaba el misterio de la vida antes del paso hacia la secularización de Occidente. En línea con los procesos de Kafka, Leviatán entiende que la nueva apertura se da a través de una espacialización litúrgica de la ley, de un infinito proceso que siempre te alcanzará, y para la cual no hay negociación del culpable. La operación del misterio se construye, así, como un nuevo brazo armado de las fuerzas oscuras de lo político.

Si por un lado pueden coexistir y trabajar en concierto organismos violentos y represores de la sociedad (el llamado “modelo secutirario” es su explicitación más visible), este pliegue esclarece el refuerzo de la legalidad por someter a los cuerpos, resistencias, y formas de vida. Si acaso nuestro presente vive en tiempos del fin de la contención katechontica, esto no implica realmente una entrada hacia la liberación anómica del mundo, sino más bien una nueva factoría de producción infinita de la esfera del derecho. Una legalidad que, al igual que la flexibilización del capital, opera a partir de eso que Salvatore Satta llama el “misterio del proceso”: la invención y reproducción originaria que encausa a todo aquel que busque desactivar el movimiento del progreso [3].

6. La película tiene muchos ecos de la trama del clásico Michael Kohlhaas, de Henrich Von Kleist. Aunque con una enorme diferencia: en la novela de Kleist, es Kohlhaas quien lleva adelante una revolución anárquica cometida contra una municipalidad y una ley que no alcanza a rendir justicia a su persona. En Leviatán, al contrario, la revolución permanente la lleva adelante el poder, en un despliegue de economías de la fuerza que intentan derrotar al enemigo ya no solo físicamente sino también desde la esfera jurídica y la “verdad”.

Leviatán nos ofrece una imagen impecable de una de las formas de la guerra civil global que continua más allá del deshielo post-comunista y la homogenización neoliberal del planeta. El neoliberalismo aparece aquí, entonces, como una nueva vanguardia revolucionaria (Lenin en toda la película solo aparece una vez, mientas la cámara se va alejando y perdiéndolo de foco y contrasta con el close-up del Jesucristo en el encuentro entre el pope y el alcalde) liderada por al esfera del derecho y sus dispositivos de control. Ya no es posible la resistencia – a la Kohlhaas – por lo que no es posible una política de la subjetividad llamada a transformar el presente político [4].

No queda nada claro si el último sermón del pope sobre el estatuto de la verdad y la mentira, vía el mensaje de San Pablo, funcionaría como una subversión de este nuevo poder tiránico o como la usurpación última de la forma diabólica en el espacio mismo de la potencia mesiánica. La pregunta por esta nueva forma de plasticidad infinita de eso que llamamos hiperneoliberalismo reactualiza la pregunta por la soberanía en sus diversas transformaciones contemporáneas sobre los terriotorios. Una pregunta que, sin temores ni entusiasmos, la pensadora Catherine Malabou ha buscado instalar en el campo de nuestras problematizaciones: ¿es posible hoy deconstruir la soberanía?

 

 

Notes.

1. Escribe José Luís Villacañas en su artículo “Leviatán”: “Si alguien quiere conocer la índole de los poderes emergentes en Rusia debería ver Leviatán, el filme de Andréi Zviagíntsev, candidato al Oscar a la mejor película extranjera. Atravesado por el mítico simbolismo de la poderosa bestia bíblica, la película muestra la estructura de la férrea maquinaria mafiosa gobernante que se extiende desde Moscú hasta la costa báltica, a través de una inmensa red de capilares en la que están implicados los restos del viejo aparato del Estado, sobre todo la policía resentida, corrupta y servil. Esta jerarquía es alentada en sus crímenes infames por la paralela legión de popes, que entrega sus servicios de limpieza de conciencia a cambio de poderosos beneficios materiales. No sólo fortalece la frágil e insegura mente del criminal ante su acción plagada de consecuencias inciertas, sino que refuerza la conciencia nacional rusa, representada de forma esencial con la fe ortodoxa. «Ahora Rusia vuelve a su verdadero ser», dice el pope revestido de gloria en el triunfante discurso final. Y ese verdadero ser es el nuevo leviatán que, poco a poco, hace resucitar al que, reducido a huesos, ha quedado varado en la playa del comunismo”. (http://www.levante-emv.com/opinion/2015/02/10/leviatan/1223735.html.

2. Sergio Villalobos-Ruminott. “Las edades del cadáver: dictadura, guerra, desaparición”. (Ponencia leída en el marco del congreso “Crossing Mexico”, Princeton University, Marzo 2015).

3. Salvatore Satta. Il mistero del proceso. Adelphi: Milán, 1994.

4. Podemos leer el accionar de Kohlhaas como alegoría del militante del siglo XX en la búsqueda de la trascendencia de la justicia retributiva. Es curioso cómo Lutero, quien también pertenece al momento del nihilismo moderno en cuanto subjetividad, aparece en la novela como pacificador del orden nómico alemán. Para ver un análisis contemporáneo sobre Kohlhaas, ver Dimistris Vardoulakis, Sovereignty and its other (Fordham Press, 2013).